En este paso del blindaje se aplica lo que se llama proceso translucido, que consta en reemplazar los vidrios originales por otros de alta resistencia balística. Estos constan de un complejo proceso que se realiza íntegramente en nuestra planta y da como resultado un grado de resistencia optimo ante ataques por arma de fuego, sin afectar en lo más mínimo la visibilidad a través del mismo.